Cuando el sufrimiento produce discernimiento y liberación

despertar
Los conceptos de despertar
9 marzo, 2019
Respeto
Respeto, unidad e independencia
15 marzo, 2019
Mostrar todo

Cuando el sufrimiento produce discernimiento y liberación

liberación

Cuando el sufrimiento produce discernimiento y liberación

El sentir antes de la liberación de limitaciones egocéntricas, suele ser muy intenso, con gran agitación de pensamientos y emociones contradictorias, pasando por estados de tozudez, ira, depresión, culpa, y vergüenza. Estas vivencias de sufrimiento, pueden irse generando progresivamente hasta llegar en algunos casos a niveles que parecen insoportables. También estas vivencias pueden ir pasando sin reconocerlas, como ideas, y estrategias egoístas que buscan afirmarse y compensarse con placeres o alegrías momentáneas, que defienden un yo dolorido y acomplejado. Estos estados provocan el rechazo externo y la humillación interna, pero cuando se vive como odio, rencor e ira hacia el otro, indica también que eso que uno ve en el otro, es un indicador de lo que uno tiene en sí mismo no reconocido, y posiblemente no liquidado.

La liberación de esos estados por comprensión de que no se podía hacer mejor debido a que es el conjunto de todas las circunstancias, lo que producen esas vivencias, quedándose en un estado de entrega, ternura, o autentico perdón. La experiencia puede ser entonces de expansión, gozo, presencia intensísima de amor-lucidez. Llegando a ver hasta allí…o más allá.

 

Pobre de Espíritu

La falta de reconocimiento de la realidad y esencia de vida, eso que es personal, impersonal, inmanente y trascendente, la poca confianza intima directa de Ser, muchas veces independiente de la retórica del pensamiento, confundida a veces por el “orgullo” de ser. Eso que a veces se manifiesta como poco ímpetu, indecisión, falta de paz interior, inseguridad, falta de expresión afectiva, firmeza de realidad presente etc. Eso que muchas veces consciente o inconscientemente decimos -pobre de espíritu-…a ese intuido o reconocido espíritu divino que lo anima todo, que se dice a veces falta de espíritu. Esas crisis espirituales, o crisis existenciales, que no son más que crisis de creencias, y que llevan a un abatimiento personal y vital. Todo eso que muchas veces por falta de comprensión llamamos o peor todavía etiquetamos como que es un pobre de espíritu. Espíritu, (no un espíritu) lo somos todos, y el proceso de reconocerlo está abierto.
Liberarnos de dogmas, creencias, idealismos fanáticos, identificaciones limitadas, y miedos obsesivos, es una posibilidad. Aunque las cosas como son, son (“ser”), la posibilidad de reconocerlas en su esencia de totalidad también Es, y la abertura a la “riqueza” espiritual libre, no manipulada por el miedo, la culpa, el complejo de inferioridad o superioridad, y la falsa humildad, es también posible de realizar. La bondad, la compasión por comprensión, y la sencilla felicidad de ser, conjuntamente con una fuerte firmeza interior-exterior, se pueden reconocer, Ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Power by

Download Free AZ | Free Wordpress Themes